BUSCAR : o y
 

Factores de riesgo

La placa ateromatosa

A - El tabaco

No se limita a provocar la formación de cánceres y a degradar la piel que, de hecho, envejece de forma prematura. Es, además, uno de los principales factores susceptible de favorecer el desarrollo de placas ateromatosas.

B - El sedentarismo

La ausencia de actividades físicas no permite « quemar » los alimentos que consumimos y estos se acumulan en el organismo en forma de grasa, más concretamente en la pared de las arterias.

C - El alcohol

Una dosis moderada (menos de dos vasos pequeños de vino al día - excluyendo cualquier aperitivo, o cerveza, u otra bebida alcohólica -) aumenta el colesterol bueno (colesterol HDL). Más allá de esta cantidad, o si tomamos otras bebidas alcohólicas (aperitivos, digestivos, cervezas, etc.) favorece el desarrollo de placas ateromatosas.

D - La diabetes

Es debida a una deficiencia en insulina dando lugar a una acumulación de glucosa en la sangre.

E - La hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia

A menudo son congenitales pero se ven favorecidas por una alimentación demasiado rica en grasas y por el consumo excesivo de alcohol. El colesterol es el producto de la asociación de varios componentes de los cuales el colesterol HDL, también llamado « colesterol bueno » y el colesterol LDL, también llamado « colesterol malo ».

F - La hipertensión arterial

Al aumentar la presión en la pared de las arterias, favorece la alteración de la pared y de sus arterias así como la formación de placas ateromatosas. La presión arterial no es un valor fijo. Es más baja de noche que de día. Durante el día, sube en función que realicemos un esfuerzo o estemos sometidos a estrés y, si por lo contrario nos encontramos descansando, baja.

Imprimir : Imprimir página