BUSCAR : o y
 

Actividades físicas

La prevención

Reducir sus aportaciones en lípidos debe ir acompañado por un aumento de su transformación en energía por el cuerpo.

Una actividad física regular permite reducir sus reservas de grasa, mejorar el funcionamiento de su corazón, activar su circulación arterial y aumentar su tono muscular. La disminución de su peso, preservará su columna vertebral y su corazón. Su resistencia aumentará y podrá volver a realizar actividades que le eran prohibidas por ser demasiado difíciles. Andar tres kilómetros cada día permite disminuir a la mitad el riesgo de infarto del miocardio.

Además, esta actividad física reduce el riesgo de padecer un cáncer de colón o de pecho así como el riesgo de sufrir depresión. Disminuye la pérdida de las funciones superiores y por lo tanto, el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

Para prolongar este esfuerzo en el tiempo, hay que elegir una actividad que le resulte agradable. Puede simplemente consistir en andar, correr, montar a bicicleta, o en practicar cualquier deporte que le apetezca retomar.

Antes de empezar, consulte con su medico de cabecera. En función de su historial médico, puede que le recete un chequeo cardiaco y le aconsejará sobre las actividades más adecuadas acordes con su condición física.

Si lleva años sin practicar ningún deporte, empieza despacio y de forma progresiva. No olvida que su cuerpo está oxidado. Un comienzo demasiado violento a lo mejor le provocaría agujetas y, a lo peor, una crisis cardiaca. Irá aumentando el tiempo y la intensidad de su esfuerzo de forma progresiva.

Si desea más información sobre actividades físicas, pinché aquí para consultar otras páginas de Internet.

Imprimir : Imprimir página