BUSCAR : o y
 

Tabaco

La prevención

El tabaco es una droga. Dejar de fumar es fácil para algunos pero muy difícil para la mayor parte de los fumadores (y para su entorno).

A- Las motivaciones : :

- Suprimir el factor principal del desarrollo de las placas ateromatosas y con ello, ralentizar la obstrucción de las arterias del cerebro, del corazón y de las piernas (no se olvide que después de varios años de haber dejado el tabaco, un antiguo fumador vuelve al mismo nivel de riesgos de accidente neurológico isquémico que un no fumador).

- Suprimir un producto cancerígeno.

- No someter a un tabaquismo pasivo a su familia y no banalizar el consumo de tabaco (sus hijos y nietos ya están expuestos en el colegio, no lo fomente aún más).

- Suprimir un factor de envejecimiento de la piel.

- Ahorrar dinero que se podrá invertir en otros placeres menos peligrosos. Para aumentar la motivación, se recomienda el uso de una hucha en la que depositará cada día el dinero que hubiera gastado en cigarrillos. Después de algún tiempo, usted empleará este dinero para comprarse un bonito regalo o un viaje. Así apreciará todavía más el dinero apartado.

B - Las obligaciones : :

- Primero, es necesario luchar contra el hábito responsable de los trastornos de la abstinencia

- Luego, hay que que luchar contra la costumbre que consiste en coger un cigarrillo de forma sistemática en ciertos momentos del día (al levantar, después de comer, etc.) o cuando efectúa un desplazamiento o se atraviesan ciertos lugares.

- Finalmente, hay que que luchar contra la recaída. Cuantos fumadores dejaron de fumar por completo durante meses y cedieron a la tentación de un cigarrillo ofrecido por un amigo (sólo uno y ninguno más), y no fueron capaces volver a dejarlo.

C - Como hacer ?

- Para luchar contra el hábito, se pueden utilizar unos productos de sustitución tal como los parches de nicotina.

- Para luchar contra la costumbre, la mejor solución es dejar de tener cigarrillos a mano con sigo mismo o en casa y dejar de fumar por completo de golpe. Aquello puede resultar imposible para un fumador que llega a consumir a diario tres paquetes de cigarrillos. En este caso, el cese se tiene que efectuar por etapas, sabiendo que en caso de problemas personales o profesionales, el riesgo de recaída es muy elevado.

- Para luchar contra la recaída, hay que tener presente que nada es adquirido para siempre y que hay que permanecer vigilante de forma permanente.

Si a usted, dejar de fumar le parece imposible, a pesar de la ayuda de su entorno y de su médico de cabecera, coja cita en una unidad antitabaco (las hay en varios hospitales).

Para más información sobre el tabaco, pinché aquí para consultar otras páginas de Internet

Imprimir : Imprimir página