BUSCAR : o y
 

Introducción

Los tratamientos

Una vez establecido el diagnóstico y efectuada la valoración, el médico debe decidir del tratamiento que va a recetar a su paciente.

A - Tratamiento de los factores de riesgos de la aterosclerosis

Siempre se deben de tratar los factores de riesgos de la aterosclerosis (diabetes, hipercolesterolemia, etc.). La hipertensión arterial es la única excepción en caso de estenosis carotídea hiperapretada, ya que una caída brusca de la presión arterial podría disminuir el flujo sanguíneo por debajo de la estenosis y provocar un infarto cerebral.

B - Tratamiento de la placa ateromatosa

Respecto al tratamiento de la placa ateromatosa por el tratamiento fluidificante (tratamiento antiagregante plaquetario o tratamiento anticoagulante) y el tratamiento quirúrgico, el médico tiene 3 posibilidades :

1) No recetar ni tratamiento fluidificante ni intervención quirúrgica si el riesgo que la placa ateromatosa provoque un accidente neurológico es mínimo.

2) Recetar un tratamiento fluidificante sin intervención quirúrgica si la placa ateromatosa no es demasiado alterada para tener que ser retirada.

3) Dirigir el paciente hacia un cirujano si considera que la placa ateromatosa representa una amenaza.

MUY IMPORTANTE :

Una intervención quirúrgica sobre la carótida no es un gesto anodino y no se debe de efectuar con el único objetivo de retirar placas ateromatosas que conlleva elevados riesgos neurológicos.

Imprimir : Imprimir página